domingo, 16 de enero de 2011

Maltratada






Con tus mejillas paraste la ira de sus manos, 
y entre llantos y lamentos
aguantando esta cruel vida 
de golpes y de tormento
fuiste apagando tu ego,
perdiendo tu frágil cuerpo
ante las ventiscas del carnero.

Pobre hombre el que en su agonía 
no contento con su alma
paga en su compañera las frustraciones amargas
no aguantes ni un solo día
los golpes de ese destino,
si tu destino te amara, 
de besos te colmaría.


3 comentarios:

Ico dijo...

Que sorpresa, gracias por tus letras tu sensibilidad y tu humildad.. te iré leyendo y te sigo en el camino.. un saludo

Pepa González dijo...

me ha gustado tu post. directo y sin truculencias.
algo q escribí al respecto:

http://mpepaphoto.blogspot.com/2010/08/porque-asi-debe-ser.html

oliva dijo...

Es cierto está muy bien escrito, con claridad y sensatez: no aguantes ni uno solo de los golpes de ese destino...
pero no siento pena por ellos, a veces me vuelvo algo obtusa.

Un saludo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...