martes, 18 de octubre de 2011

El beso


















Y tan solo en un íntimo beso...

como una noche abrazando la leve tarde

así me dejé vencer por el ardor de sus aires,

como el ansiado riego de una gota de lluvia

caída entre el dolor y el ocre de mi desierta vida,

el tenue roce de unos labios en mi mejilla

y mi helada piel acarició un sol de mediodía.






2 comentarios:

Pepa Glez dijo...

Oh, Dios Mío!!!!!!!!
grande keko, muy grande.

Celia Fajardo dijo...

Me encanta

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...