miércoles, 24 de agosto de 2011

Memoria





Los jóvenes devoraban las imágenes del televisor con ansia inusitada, mientras las secuencias de los enfrentamientos entre policía y manifestantes se sucedían durante toda la mañana. Al fondo del salón, el abuelo desperezaba sus pensamientos lentamente, poco a poco sus sentidos iban alcanzando el ritmo pausado pero firme de su día a día. Los chicos excitados por tanto tumulto exclamaban con pasión animando a los pobres diablos apaleados al otro lado de la pantalla:

-Una guerra, es lo que haría falta para poner todo en su sitio.
Nadie se fijó en el rictus de pavor que recorrió la cara del abuelo...


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...