domingo, 19 de septiembre de 2010

Lágrimas






Regaré de lágrimas tu cuerpo
y ni la lluvia, ni los alisios vientos,
ni el orbe sol, podrán nunca secar
este manantial que me fluye dentro.

Y aunque quiera por más tiempo
arrancarme a sangre el sentimiento,
se que nunca morirá con el ansiado riego
de tus besos, tus caricias, tu deseo.

Llenaré con sueños tus momentos,
y buscando entre mis penas y recuerdos
volveré a sentir aquel travieso niño
que dulcemente, olvidé dentro.

Como gotas de rocío que se pierden,
en la mañana de tu risa, entre tus besos,
se perderán mis rotas lágrimas, sin prisa,
como la flor que ante tu cielo se marchita.

Y al triste final de esta vida que viví,
vendrá a mi mente aquel nublado día
que me miraron tus ojos, y de nuevo descubrí
la inocencia de un niño, su paz, su alegría.




2 comentarios:

Armonía dijo...

Lo reitero...me encanta lo que escribes, creo que es un don especial los que podeis plasmar en un papel lo que llevais en el alma, yo de vez en cuando también puedo, pero solo de vez en cuando, jejeje, saludo.

Keko Menta dijo...

Muchas gracias, Armonia, pero te confirmo que mas o menos nos pasa lo mismo. Tenemos momentos en que la emoción se nos sale por las orejas y otros no tanto, aun asi, agradezco tus palabras y un saludo desde Lanzarote.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...